Envío gratuito En compras superiores a 89€
Pago Seguro Transacciones 100% seguras
Click & Collect disponible En una gran selección de productos
Garantía de calidad Selección de nuestros profesionales
El blog
de LOS PEÑOTES
Síguenosen nuestras redes sociales

Como crear un jardín lleno de perfume

Disfrutar de los aromas y fragancias que nos ofrecen las plantas es un auténtico placer, ese toque de brisa que te trae un olor a romero, o a Lilas siempre produce una sensación positiva.

El aroma en la historia.

Durante siglos el aroma ha sido buscado en las plantas. Las culturas clásicas han rendido culto a la fragancia vegetal.
– Los árabes y los pueblos del medio y lejano Oriente: Los jardines hispano-árabes, cerrados y recoletos, incluyen entre sus atractivos los mirtos que te sorprenden con su aroma al final del verano y los jazmines que son más tempranos y que ayudan a esa sensación de frescor que siempre buscaban.
Los valles de Bulgaria cultivan grandes extensiones del rosal de Damasco.
– Desde la antigüedad en Italia la esencia de violeta se obtiene a partir de la propia violeta y de los rizomas del Iris.

Evolución del aroma.

Una gran cantidad de plantas emiten perfumes no sólo por sus flores, si no también por sus hojas.
– Las plantas de lugares áridos, como el tomillo, el romero, el espliego, etc., utilizan sus perfumes como una defensa contra la atmósfera seca y cálida.
– Casi todas las rosas clásicas procedentes de Oriente, tenían un perfume enormemente atractivo. Pero los occidentales dirigieron la mejora hacia la forma y color de la flor. Con ello la mayor parte de las variedades modernas no huelen.
En los últimos años han empezado a aparecer muchos rosales nuevos que tienen aroma. En casi todos los concursos internacionales, como el de Madrid, se reserva un premio para la “rosa perfumada”.
– Análogamente sucede con el clavel. Las clavellinas y los clásicos claveles de patio o de “señorito” tiene perfume, que han perdido los nuevos claveles, cultivados industrialmente para la producción de flor cortada.

Mirto y Hesperis

 

Precauciones a tener en cuenta.

Es recomendable tener claras las épocas de floración y con ello de más fragancias. Si el jardín no es muy grande conviene no concentrar demasiados aromas que tengan un olor muy intenso como pueden ser los lilos, heliotropos, nardos o magnolias.

Flores perfumadas de primavera: narcisos, jacintos, algunas variedades de tulipán (como los Cottage), las violetas, alhelíes, prímula, lirio de los valles, aralias, etc. Entre las plantas leñosas las madreselvas, viburnum, magnolias, algunas aralias y espinos, lilas, ceñudas, iris, peonías…

Fragrantes en verano: algunas variedades de rosas, heliotropos, claveles y clavellinas, lilium, phlox, campanuda, etc. Muchas anuales son también perfumadas.

-Perfumes nocturnos: los nicotiana, hesperis, algunos gladiolos, madreselvas, etc.

-Plantas con aroma en sus hojas: los geranios de olor o madreselvas, la verbena bergamota, mentas, tomillos, artemisas, lavandula, romero, mejorana, orégano, camomila, hierba luisa, etc. Y no olvidemos las menos rústicas como gardenias, mirtos, jazmín, cytisus, etc.

A la hora de plantarlas considera también los vientos, así aunque las tengas algo lejos, disfrutarás de su olor cuando te los traiga la brisa.

 

 

Fotos: Pixabay

Rosales, alhelíes y claveles, Mirto y Hesperis

 

 

Encuentra inspiración y ayuda en nuestro blog
Otros artículos que podrían interesarte

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado de todas nuestras promociones & eventos

GARDENISTAS S.L es responsable de los datos facilitados con la finalidad de enviar información sobre nuestros productos y servicios propios al suscrito. La legitimación para el tratamiento es el consentimiento manifestado al suscribirte. Destinatarios: no se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Más información sobre nuestra Política de privacidad