Envío gratuito En compras superiores a 59€
Pago Seguro Transacciones 100% seguras
Click & Collect disponible En una gran selección de productos
Garantía de calidad Selección de nuestros profesionales
El blog
de LOS PEÑOTES
Síguenosen nuestras redes sociales

El secreto de las plantas vivaces.

¿Quieres saber el secreto para tener largas floraciones en tu jardín? utiliza las plantas Vivaces. Estas plantas son para muchos unas grandes desconocidas y eso que son grandes aliadas para conseguir mejorar los jardines. Hoy hablamos de las vivaces  con otro de nuestros clientes profesionales, el paisajista Alfonso Pérez-Ventana, quien las ha utilizado magistralmente en uno de sus proyectos, en esta ocasión en Toledo y nos va a contar muchas cosas que seguramente no sabías sobre las plantas vivaces.

¿Qué plantas vivaces has utilizado en esta ocasión y por qué?

En este proyecto contábamos con un clima extremo propio de la zona central de España con heladas frecuentes en invierno y temperaturas que superan los 40º en verano y una baja humedad, por lo que con la utilización de vivaces y otras especies de carácter mediterráneo, nativas o adaptadas , además de asegurarnos un mantenimiento sostenible, con bajas necesidades de riego y nutrientes, conseguimos atraer a gran número de insectos polinizadores. El papel de los “bichos” no se limita a asegurar la reproducción de las plantas sino que son esenciales también en el control de plagas y en la conservación de la biodiversidad.

La composición con plantas vivaces se desarrolla a través de senderos y manchas de vegetación de aspecto naturalista con variedad de colores, texturas y volúmenes. Se plantaron sobre todo vivaces que aportaran movimiento e interés estacional como la Achillea millefolium, Salvia nemorosa, Stachys byzantina, Ceratostigma plumbaginoides, Nepeta x faassenii, Sedum spectabile y Euphorbia characias, algunas gramíneas como la Nassella tenuissima, la Muhlenbergia capillaris o el Pennisetum. Junto a ellas, una presencia importante de arbustos mediterráneos que, a la larga, dieran estructura al jardín (Phillyrea angustifolia, Pistacia lentiscus, Teucrium x lucidrys y Arbutus unedo).

Además, quisimos incluir reminiscencias del carácter hortícola de la parcela, plantando alcachofas (Cynara scolymus) y membrilleros (Cidonia oblonga) dispuestos como hitos dentro del conjunto. También introdujimos algunas especies del entorno más próximo, como jaras, cantuesos o tomillos y respetamos el lugar de determinadas hierbas adventicias con valor ornamental.

La importancia del color.

En cuanto a colores, en el jardín se mezclan distintos verdes, desde el más vivo a tonos glaucos y pajizos en otoño e invierno. En la época de floración, destacan los amarillos, blancos, violeta, morados y rosas pálidos que potencian el aspecto silvestre del conjunto.

Esta selección de vivaces está pensada para evitar la monotonía y jugar con el factor sorpresa y la expectación durante las cuatro estaciones. Nunca es el mismo gracias en gran medida a estas plantas, siempre nos regala una estampa distinta que tardará un año en volver, desde la explosión de la primavera a la melancolía del otoño. Este cambio estacional es más evidente en este proyecto que en el de Ibiza por las condiciones climáticas.

¿Por qué debemos utilizar Vivaces?

Creo que el valor principal que aportan las vivaces es el movimiento en el jardín, con esto no sólo me refiero a los cambios estacionales, sino que al tratarse de herbáceas rompen con la rigidez estructural de muchos árboles y arbustos. También su capacidad de renovarse cada año y crear expectación.

Además, la enorme variedad de especies vivaces adaptadas a nuestro entorno contradicen el tópico de que en Madrid o en el centro de España, por sus condiciones climatológicas, no se pueden establecer jardines diversos o ricos y debemos conformarnos con el seto de ciprés y la pradera de césped (cuando no hay nada menos sostenible para este clima).

La versatilidad de las vivaces es otra de sus virtudes principales. Funcionan tanto en el jardín más naturalista como en el más formal o arquitectónico (en el que crean interesantes contrastes). Tienen la capacidad de combinar a la perfección con arbustos mediterráneos (especialmente en topiaria) e incluso, si nos desprendemos de los prejuicios, con cactus y suculentas.
Y dan mucho juego tanto en masas monoespecificas como en manchas mixtas, aunque normalmente ganan más situándolas en relación con otra tipología de plantas que en solitario.

Las floraciones prolongadas de las vivaces también las convierten en plantas muy agradecidas. Personalmente no sólo me interesa su flor, suelo tener en cuenta también las texturas, volúmenes y matices cromáticos que aportan sus hojas y tallos.

¿Qué cuidados precisan? .

En general son muy rústicas por lo que necesitan pocos cuidados. Si se trata de vivaces mediterráneas, gracias a sus adaptaciones específicas, el mantenimiento es muy sostenible, con bajas necesidades de riego y nutrientes y una gran resistencia a plagas.
Más allá de una ubicación adecuada, la observación y el control del riego, quizás la labor más importante que precisan a lo largo del año sea la poda. Por regla general, aunque depende de muchos condicionantes, hay dos momentos de poda a lo largo del año: la poda de verano (desde finales de mayo a finales de junio) en las vivaces que florecen en primavera para provocar una segunda floración y la gran poda de finales de invierno, desde la base, para renovar por completo la parte aérea de la planta.

Personalmente, en algunos casos, retraso la poda de los tallos herbáceos de las vivaces hasta finales del invierno para respetar el ciclo completo de la planta y por el interés que aporta la flor marchita y las cabezas de semillas, como el caso de las achilleas, las echinaceas o los eryngium.

¿Tienes alguna favorita?

Es imposible (y un error) elegir una, sobre todo porque cada especie tiene una peculiaridad o un carácter que la hace idónea para cada jardín. En general, me interesan mucho las salvias por su inmensa variedad y el regalo que nos hacen con sus flores desde la primavera hasta bien entrado el otoño. También las distintas euphorbias que anuncian con sus flores verdes el fin del invierno.
Ultimamente estoy experimentando con mucha satisfacción con la Kniphofia tras un viaje a la región floral del Cabo en Sudáfrica, zona de la que es originaria y con la que compartimos clima mediterráneo.
También con la Echinacea pallida que en estos días de verano salpica el jardín con su aparente fragilidad.

Alfonso Pérez-Ventana – IG@intothegarden
Tras más de una década trabajando en el mundo de la comunicación, su inquietud por el jardin se convirtió en su verdadera pasión y estudió paisajismo y jardinería en la Universidad Politécnica de Madrid e hizo sus prácticas en el Real Jardín Botanico.
Su estilo transita entre el jardín naturalista de carácter mediterráneo, en cuanto al tipo de plantación, y el clásico/contemporáneo en el diseño del trazado. Para él, la armonía se encuentra en la variedad y la mezcla.

 

Fotos: cortesía de Alfonso Pérez-Ventana y retrato de @alberto_bernardez_photo

Encuentra inspiración y ayuda en nuestro blog
Otros artículos que podrían interesarte

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado de todas nuestras promociones & eventos

GARDENISTAS S.L es responsable de los datos facilitados con la finalidad de enviar información sobre nuestros productos y servicios propios al suscrito. La legitimación para el tratamiento es el consentimiento manifestado al suscribirte. Destinatarios: no se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Más información sobre nuestra Política de privacidad