Envío gratuito En compras superiores a 59€
Pago Seguro Transacciones 100% seguras
Click & Collect disponible En una gran selección de productos
Garantía de calidad Selección de nuestros profesionales
El blog
de LOS PEÑOTES
Síguenosen nuestras redes sociales

¿Quieres conocer mejor qué es un Bonsáis?

Los Bonsáis son uno de los grupos de plantas a los que la mayoría de los aficionados se acerca con bastante miedo y sobretodo sin tener una idea clara de lo que son, y por supuesto sin saber que los hay de exterior y de interior, por lo que la mayoría de ellos mueren, a causa, no ya de la falta de buena mano de sus dueños, si no por una mala ubicación.
Vamos a entender primero qué es lo que son estos árboles enanitos.
Una planta puede ser enanizada y envejecida con relación a su tamaño o edad normal, por la acción desfavorable del medio ambiente o por las técnicas de cultivo.
Un árbol en miniatura es una planta por tanto cultivada en bandejas o tiestos poco profundos, y que ha ido sometido a una serie de técnicas para enanizarlo, envejecerlo y darle forma estética. Estas técnicas pueden basarse en la reducción de raíces, pequeñez incipiente, dosis adecuada de abonado y humedad y, en especial poda y deformación por alambrado del tronco y las hojas.

Un bonsái no es un árbol mutilado, sino un árbol miniaturizado y envejecido naturalmente, y que forma una verdadera obra de arte con el recipiente y entorno que lo rodea.

Clasificación de los Bonsái

Los bonsáis más pequeños tienen tamaños que oscilan, entre 15 y 25cms de altura. Los mayores pueden alcanzar un metro por término medio.
Cuando el tallo crece verticalmente y con ramaje simétrico, se habla de estilo vertical con uno o más tallos. En caso contrario tenemos el estilo inclinado o vertical asimétrico según que el tallo esté inclinado y el ramaje aparezca de forma claramente simétrica. Cuando el árbol crece horizontalmente o cae sobre el borde del tiesto tenemos el árbol llamado de semicascada o de cascada respectivamente.

Educación de un Bonsái

Inicialmente se estudia la planta para planificar las operaciones a realizar y decidir así el estilo y el sistema de las operaciones que será necesario llevar a cabo con él.
Básicamente estas consisten en:
a) Reducción de las raíces hasta un medio o un tercio de su situación normal. Colocación del cepellón en un recipiente proporcionado a su tamaño y relleno del mismo con mezclas adecuadas de tierras.
b) Poda de las ramas y de tronco, de forma que establezcamos una proporción adecuada entre los tamaños del tronco y el crecimiento proporcionado del tallo y follaje mediante podas y pinzamientos.
c) Alambrar el tronco y ramas para dar la forma adecuada a la planta.
d) Mantener la forma lograda mediante posteriores retoques de poda y pinzamiento, manteniendo el alambrado hasta el endurecimiento de tronco y ramas.

Tierras. Transplante. Tiestos. Fertilización

Las mezclas de tierra deben de ser pobres y con la riqueza en sustancias nutritivas precisas para que no muera la planta. Debe de tener un drenaje seguro y una proporción de tierra, arena y materia orgánica que proporcionen el equilibrio preciso.
Solamente se trasplanta cuando las raíces hayan crecido tanto que no quepan en el tiesto, pasándolo entonces a otra maceta igual mezcla de tierra y ligeramente más grande. Periódicamente debe abonarse para reponer los alimentos perdidos por el drenaje o extraídos por la planta al alimentarse.
El color de la maceta debe ir de acuerdo con el de la planta, sus hojas o sus frutos para conseguir una composición más equilibrada y por el mismo motivo, la superficie de la maceta debe llevar pequeñas piedras, musgos, etc. que contribuyan a crear el ambiente de una escena natural.

Encuentra inspiración y ayuda en nuestro blog
Otros artículos que podrían interesarte

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado de todas nuestras promociones & eventos