Envío gratuito En compras superiores a 50€
Pago Seguro Transacciones 100% seguras
Click & Collect disponible En una gran selección de productos
Garantía de calidad Selección de nuestros profesionales
El blog
de LOS PEÑOTES
Síguenosen nuestras redes sociales

¿ Por qué llevamos flores el día de Todos Los Santos?

Una de las festividades más seguidas en la tradición cristiana es la de la celebración de Todos los Santos que no tienen una fecha propia en el calendario litúrgico. En la iglesia católica es el 1 de Noviembre y al día siguiente la de los fieles difuntos. En España son fechas en las que los familiares acuden a los cementerios con flores para honrar de nuevo a nuestros seres queridos mediante ofrendas florales. Sin embargo, en la iglesia ortodoxa se celebra el domingo siguiente al de Pentecostés.

¿Sabes el origen de esta tradición?

Tras la enorme cifra de mártires cristianos que hubo bajo el mandato de Diocleciano (284 – 305), la Iglesia estableció en el siglo IV un día para honrarlos a todos ellos, pues debido al enorme número de todos ellos sería imposible adjudicar un día a cada uno. Pero en un principio no fue en las fechas que ahora utilizamos, la verdad es que ha habido varios cambios desde su inicio: primero fue el 21 de febrero, después el Papa Bonifacio IV consagró bajo el rito cristiano al templo pagano del Panteón de Roma, cambiando su fin para Todos los Mártires. Sería un siglo más tarde aproximadamente cuando el Papa Gregorio III, la pasó ya al 1 de Noviembre para contrarrestar la celebración del Año Celta, fiesta pagana,que se celebraba el 31 de Octubre.

¿Y conoces el origen de la costumbre de llevar flores a los difuntos? 

Su origen tuvo una intención más bien práctica, y se originó gracias al poder perfumador de las flores pues antiguamente a los muertos se les velaba durante días y se les cubría de flores hasta que eran enterrados. Hay vestigios de este uso de las flores en enterramientos descubiertos en Israel de la Edad de Piedra y también en el Antiguo Egipto.

Pero lo que es cierto es que actualmente no hay sociedad o religión que no incluya ya las flores a la hora de honrar y mostrar cariño a sus seres queridos fallecidos.

Claveles, azucenas, gladiolos, rosas, las flores favoritas del ser querido…y sin duda los Crisantemos, que también se presentan en maceta además de en encargos florales. El Crisantemos se ha adoptado como la representación del tránsito de la vida por ontonomasia, por la brevedad de su tiempo de floración y que coincide en estas fechas, curiosamente en la cultura oriental representa la vida. En cualquier caso, y sean las flores que sean, no hay más que ver el colorido intenso en las celebraciones del Día de los Muertos en otros países como Méjico, son un recurso entrañable para recordarles de nuevo y acudir a visitar los cementerios, una visita  que este año por las circunstancias de la pandemia y las recomendaciones de evitar aglomeraciones, quizás debería no centrarse en una sola fecha, planificar ir días antes o después es una opción a tener en cuenta.

Encuentra inspiración y ayuda en nuestro blog
Otros artículos que podrían interesarte