Envío gratuito En compras superiores a 50€
Pago Seguro Transacciones 100% seguras
Click & Collect disponible En una gran selección de productos
Garantía de calidad Selección de nuestros profesionales
El blog
de LOS PEÑOTES
Síguenosen nuestras redes sociales

Trucos de estilista

A la hora de rematar la decoración en una casa la clave está en los detalles, en las composiciones que hacen los profesionales de la decoración y que de una manera imperceptible dan el toque especial a un ambiente, o crean una sensación de confort o le aportan más personalidad al espacio. Previamente se ha pensado y diseñado todo el entorno, suelos, color de las paredes y su acabado, puertas, iluminación, mobiliario… así que cuando llega el momento de poner los complementos de la decoración es cuando hemos de poner el cuidado de tener en cuenta todos los elementos anteriores para que todo encaje.

Uno de esos recursos son lo que podríamos llamar «bodegones de complementos» pero sin tener nada que ver a esa imagen de la pintura en la que intervienen alimentos. Nos referimos a las composiciones de diferentes artículos que combinados de la manera que lo hagamos decorarán perfectamente cualquier rincón y pueden llegar a ser el mayor atractivo de la estancia, esas composiciones que se pueden colocar en un aparador de una entrada o un salón, encima de una mesa de centro (qué difícil es decorar estas mesas a veces), encima de una chimenea, en una mesa auxiliar… y como no podría ser de otra manera, nuestra recomendación siempre es el incluir en esas composiciones una planta o un recipiente que tenga un diseño especial y con carácter que nos sirva tanto estando vacío como colocándole dentro una planta o un arreglo de flores.

Partiendo de la idea de incluir siempre algún elemento vivo con las plantas de interior lo primero que hay que decidir es el tipo de cubremacetas que usaremos y una vez decidido el material y color que debería ir en relación al resto de la estancia donde lo vamos a colocar, bien sea por contraste o porque porte un toque de color, o porque vaya en la misma gama,  ya podemos pensar en el tipo de planta, si va a una mesa de centro no debería ser una planta alta pues no debe ocultar la vista a las personas que se sienten en torno a dicha mesa. Alrededor de esa pieza podemos colocar otros artículos en el mismo color para potenciar el efecto del mismo, pueden ser portavelas que a su vez podemos colocar dentro de una bandeja o repartidos por la mesa . Este tipo de composiciones pueden ser de estilo lineal, repitiendo el mismo motivo: dos recipientes iguales, tres o más si es para una mesa de comedor por ejemplo, pero buscando un efecto de simetría. Pero también podemos buscar un efecto con más movimiento, un elemento de mayor volumen o a más altura y el resto de diferentes tamaños. Otro detalle a tener en cuenta es que si te gustan las mezclas, no tengas miedo a ponerlas en práctica, mezcla materiales y cosas, pero busca que haya un nexo de unión entre ellas, es lo que equilibrará o dará sentido a la composición. Una pista: los objetos de cristal y de acabado metálico son auténticos comodines que se mezclarán muy bien con cualquier cosa y un consejo para atrevidos: decidirse por composiciones contundentes, de gran carga visual suelen funcionar muy bien.

Y en cuanto a las plantas a colocar se puede optar por colocar solo un tipo de plantas o por el contrario hacer una composición de varias siempre que tengan las mismas necesidades hídricas, si son de las que tienen flor ten en cuenta las combinaciones posibles, si el espacio es muy monocromático pueden ser el contrapunto perfecto para conseguir un efecto mayor. Y ten en cuenta también el aspecto de las hojas, hay plantas realmente llamativas como las begonias con un alto valor decorativo. Incluir plantas en la decoración es incluir vida, mejorar la oxigenación de la estancia y un aporte de energía positiva extra.

 

 

 

Encuentra inspiración y ayuda en nuestro blog
Otros artículos que podrían interesarte